lunes, junio 5

De cuando la dejé en la estética y no supe qué tan pelona me la dejaron


Ese sábado 27, el día de la bloggerreunión, partí de Mexicali a Tijuana a una reunión de trabajo. Dejé a mi Barbie en una estética canina. Barbie es mi mascota. Es una perrita de raza schnauzer miniatura. Ella estaba a dos días de cumplir 8 meses de edad. Mi madre iría a recogerla porque yo ya no est
aría en la ciudad, así que me fui con la curiosidad de verla con su nuevo look.

Varias veces pensé en ella durante el trayecto en carretera, nunca la había dejado fuera de casa y mucho
menos en manos de desconocidos. Terminó la reunión tarde y regresamos ya caída la noche a Mexicali. Sólo dos cosas hacían que deseara que la teletransportación fuera ya una realidad. La primer razón era ir a la bloggerreunión para conocer a los desconocidos y convivir con los conocidos. La segunda era ver a mi perrita con su nuevo corte, ya que nunca le había cortado el cabello, ya que el pelaje la cobijó durante el crudo invierno mexicalense.

Llegué a mi trabajo, luego a mi casa. Llamé a sgenius para decirle que iba directo a la bloggererunión y corrí a la puerta para ver a Barbie. Abrí la puerta y ¡era otra perrita! bueno, eso parecía porque en verdad estaba súperdiferente y hasta más pequeña parecía. Su cabello pasó de ser sal y pimienta a plata. Por vez primera paracía 100% schnauzer, como las fotos que tengo en mi calendario de oficina. Está tan curiosa que me da la impresión que ahora todos le hacen más cariñitos y la chulean al triple de lo habitual. Yo extraño a aquella Barbie a la que le agarraba su lomo de peluche y parecía una bola caminando. De no ser porque actúa igual cuando me ve juraría que me la cambiaron.

Siempre será inconfundible el movimiento rápido de sus patitas delanteras y esa actitud nerviosa que tiene cuando nos encontramos. Y luego, inesperadamente se echa, quizá en su pose más cool, para aprentar que ella la está pasando de lo mejor y sólo necesita mi mano sobre su lomo, sólo eso.


  • La foto corriendo es actual, a 8 meses de nacida.
  • La de interior tenía dos meses, en el día en que nos conocimos.
  • La que esta en el pasto mirándonos fue a los 6 meses de edad.


8 comentarios:

Vivia dijo...

Que hermoooosa.. yo quiero uno asi. .. me encantan esos perritos peluditos.. . y si .. se ven muuuy diferentes cuando les hacen un corte... pero es por su bien.. con este calor... es un suplicio para ellos tanto pelo.

danielo dijo...

yo tenia un pastor aleman, era bien cool, se metia al carro de mi mama y se sentaba en el asiento del piloto con las patas en el bolante ='D

BadBit dijo...

La hubieras llevado a la blogger-reunión :P

juagus dijo...

siii, la hubieras llevado y le hubieras pedido un café con croquetas

((JaN!s...*)) dijo...

hermooosa perritaaa!!!

me la kiero comer

...X_x... mentira jajaja

Esta bella

twisted faerie dijo...

aaaaah, en mi casa teníamos un schnauzer sal y pimienta hermoso y precioso, asi como Barbie. Se llama Pancho era el amor con patas y eramos todos felices hasta que mi madre demostró no tener corazón y lo regaló :(

pero si, los schauzers son la onda :P

Marcos Legaspi dijo...

tal vez no es la misma, checala bien.

Kamelie dijo...

Skull gril: ¡la cuidaré de ti! jajjaja

Cierto, hubiera sido buena idea, no la llevé porque supuse que no dejarían antrar mascotas.

Sí, los schnau son como personitas chiquitas.

Marco: ¡Sí es la misma! está rara, pero indiscutiblemente es ella.