martes, abril 25

Manual de entrenamiento físico con perro y ligue incluido (para mis amigas las solteras).

No sé si este texto sería ideal para Vanidades, Elle o Eres, pero me divertí algo haciéndolo sobretodo por la frivolidad invertida. Como nunca saldrá en alguna de aquellas revistas, para su desgracia, ahí les va.

  1. Correr-trotar o caminar son deportes que sin duda, para iniciar en ellos no se necesita mucho conocimiento. Tienes que conseguir unos pants cómodos que te sienten bien, puede ser una camiseta linda y algo llamativa (fuera las camisetotas gruesototas y con motivos cursis), gorrita simpática y lente oscuro. Unos audífonos ayudarían a quitar la monotonía que a ratos llega, sin olvidar un marcapaso, lo que te haría verte un poco atenta a tu esfuerzo invertido. Tampoco exageres y te pongas un minishort o una camisetita ombliguera de tirantes, sobretodo si aún no has marcado tus músculos en esas partes expuestas y te mirarías fuera de lugar.
  2. En la pista, todos al correr van esimismados pensando en quién sabe qué cosa, checando el reloj para ver cuanto tiempo han hecho, pensando quizá después de ahí se desayunarán papas fritas con tocino, o sólo un juego de naranja con zanahoria, probablemente sólo agua.
  3. Si ves un muchacho apuesto, pasará de largo. Posiblemente se regrese por cualquier motivo y te regale una mirada. Será todo.
  4. Si realmente además de bajar esos kilitos de más quieres conocer a un guapérrimo deportista, de esos que no fuman y beben con mucha moderación, con los músculos bien marcados, pero delgados y nunca súpervoluminosos al estilo yácala Conan: lleva un perro.
  5. Un perro pequeño te ayudará a atraer la atención de muchos de los que cruzan tu camino, quizá de un deportista. Los perros grandes son más difíciles de controlar. Un schnauzer es perfecto. Una hembra caería mejor, un macho le ladraría celoso a los deportistas.
  6. No hay muchas distracciones y fácilmente el aburrimiento puede llegar y ver a una linda perrita, con su collar y correa rosa da cierta ternura atribuible a su dueña, por supuesto. .
  7. Ojo: puede que lleguen muchas personas más antes que el deportista, o puede que sea el primero. Los niños curiosos y las adolescentes y su ternura son atraídos por el imán canino. Sé gentil ante tales atenciones.
  8. Quizá el bullicio que hagan los visitantes del parque te obligue mantenerte momentáneamente al margen de la pista: no te desanimes, tómalo como algo positivo, ya que será un handicap para que más deportistas pasen a un lado tuyo y logres su atención. Sin embargo aquí deberás mostrar tu maestría para controlar a la mascota, ya que esta nunca deberá alterarse demasiado como para espantar al deportista.
  9. Quizá el deportista llegue, sea un rubio con acento sudamericano y no logres distinguir su origen exacto debido a su voz agitadísima. Bañadísmo de un sensual sudor, sin dejar nunca de trotar te dirá: “Mii-rael-pe-rri-to. Já-qué-lin-do- ¿no-muer-de?” mientras retrocede algunos pasos acercándose a ustedes. Al alto güero deportista le dices que no muerde que sólo quiere jugar, pero parece que se cansó primero que su dueña. El te dirá con ese rostro de rojo camarón que lleva muchísimas vueltas que hizo en muchísimo tiempo. Tú te quedarás callada porque la perrita se pone cada vez más inquieta y se le acerca más a las fabulosas piernas del corredor y sabes que no lo podrás acompañar porque aún no sostienes ese ritmo trotando y menos con la perrita a un lado intentando hacer lo que se le venga en gana. El sabe que llegó el momento de despedirse y te dice”Bueno, andaré por acá, lo que se les ofrezca”. Suerte, que te vaya bien, le respondes. Y tú y tu perrita observan como se retira poco a poco con ese rítmico paso propio de los deportistas solitarios, que van por el mundo con su trote y pensamientos merodeándolos y ninguna muchachita les sostenga el paso, menos si trae a una perrita consigo.
  10. Puede ser que estés en el otro lado de la moneda y que quien te salude traiga un perrito. Puede que te diga, “Hola”, o bien “Yo también corro pero mi compañerito se cansó”, quizá te diga “Te espero en tu descanso para platicar ¿por qué descansas, ¿verdad?”, mientras miras al cachorrito con pobres atributos, mismos que inocentemente, ya ha transferido a su dueño.
  11. Quizá no necesites ni caminar, ni ligue, ni nada de esto. Si este es tu caso, quédate con la mascota que quizá sea lo más gratificante por el momento.

Foto por KM

9 comentarios:

Miguel Cetto dijo...

Imagino como me irá si voy a correr con mis 6 perros (el gato puede ir en mis hombros, como cuando estoy bloggeando). Karla, gracias por el link... ya estás correspondida.

Carlitos Satan dijo...

Gracias por la visita... la he visto por pura suerte pero la sorpresa ha merecido la pena.

Muy bueno el manual, todo hay que decirlo.

marisol dijo...

jajaj, estuvo bueno

Chio dijo...

jajajaja estuvo genial!! sacare a mi Frodo mas seguido,no es hembra pero es medio afeminadon asi que sirve jajaja, lindo perrito es tuyo??

israel dijo...

tengo hambre. el zacate en la esquina de tu trabajo es comodo...aunque a veces mojado. cuidese

Marcos Legaspi dijo...

pss si, el perro es el mejor amigo de hombre, supongo que tambien de la mujer.

deberias de mandarlo a alguna de esas revistas que dices: Vanidades, Eres o alguna de esas.

jajaja.

Kamelie dijo...

Sí Chío, es mi adorable Barbie :)

Shubidubi Boy dijo...

No tengo mascota ni ganas de correr, pero si quiero q se me quite lo soltero... no hay una opcion de quedarme solo con el ligue?

patUnio dijo...

en mi blog pasado...-se oie como"n mi vida pasada" jaja- bueno, en el anterior blog yo publiqué una especie de guía de COMO ENTENDER A LAS MUJERES....es util...pero creo q nunca recuperare ese material identico