miércoles, marzo 28

Memorabilia pop: scratch and sniff.

Ah qué rico olían mis calcomanías rascahuele. Las niñas esperábamos que llegaran a la venta las más nuevas para pegarlas en nuestro coleccionador. Era divertido intercambiar el resto de planillas por nuevos motivos o bien, por otras más reciententes para recuperar el olor que se iba entre nuestras oñas con cada rascada. Era una diversión de gran popularidad sobretodo en las niñas, porque los niños... los niños se burlaban de nosotras y cuando decían "Rasca..." se ponían el dedo en la axila y al rascarse la axila decían "...y huele!". Asquerosos.

Ricas y apetecibles calcamonías, o en su caso chistosas. Todas ellas tienen un olor entrañable en nuestra memoria, esp
ecialmente la de palomita, de hamburgesa cuyo olor era un tanto ácido, la de banana casi igual al real, la de fresa y su escencia tan deliciosa, la riquísima de chicle, la de la colega zarzamora y creo que faltó la de unos calcetines... o quizá me esté confundiendo y sea la versión mexicana que tengo grabada... o quizá me este acordando mal y la de la palomita era la que olía a calcetines...

Creo que ya han pasado varios olores.

2 comentarios:

Joel dijo...

esa foto es de tu colecicon? cool! quisiera tner colecciones :(

Kamelie dijo...

Desgraciadamente no guardé ni una sola de las calcomanías... esta por chiripa la encontré en la red. E inmediatamente hubo una cascada de recuerdos.