jueves, febrero 16

La muñeca de falda gigantesca

Esta muñeca acaba de ser regalada a una niña que yo conozco. Se la regaló una secretaria muy cuidadosa que seguramente la conservó durante años. Su torso está semidesnudo y sólo una tira de encaje con un moño lo atravieza. Tiene peinado de los ochenta y una sonrisa mucho más suave que otras. Su falda es largísima, de cartón y muchísimo encaje levanta el cuerpo de plástico hasta servir de soporte. Por eso me parece chistosa. Hace mucho no veía una similar. Pareciera quinceañera. Está hecha a la idea de belleza según quién la vistió.

Próximamente, les mostraré mi pequeña colección de muñecas y las breves historias que trajeron a mi cada una. Hasta entonces

5 comentarios:

Marcos Legaspi dijo...

en el baño d mi casa hay una muñeca a la que debajo del vestido le metes el rollo de papel y el "amponea" el vestido...

Kamelie dijo...

Jaja, nunca había escuchado el verbo "amponear".

A.M. dijo...

mi abuelita tejia vestidos para las botellas.
ke raro.

patUnio dijo...

mi mama tiene una rara costumbre de coleccionar muñecas de procelana, aun asi, solo tiene 2

Kamelie dijo...

Ouch! esta cosa no publica los comments! BoO y Chío: sorry, ando arregalndo eso. Gracias por sus comentarios.

Sale pues.