lunes, junio 2

8 1/2

Cuando dicen "qué bonitos piés", me dan náñaras. Si es recurrente: peor. Está más que documentado que los piés son zonas erógenas y mucha gente los pudiera ver como si te viera el ombligo o el cuello u otras partes del cuerpo (iamginen cuales) también etiquetadas como zonas erógenas.


Pero aún no comprendo totalmente lo que a algunas personas los orilla a voltear a ver hacia el piso buscando tus piés. Me desagarada el fetichismo.


Alguna vez alguien quiso ver mis piés y me regaló unos huaraches. Eran espantosos, no... más bien horribles, los compraría un señor de sesenta años que visite el supermecado local. Agradecí e inmediatamente guardé en la bolsa el regalo sin probarlo, ya veía las oscuras intenciones. Molesta se los regresé y le dije que no eran de mi agrado. El tipo se fue desilusionado. Días después llegó con unos de plataforma. Agradecí y le dije que estaban muy bonitos pero que no acostumbraba a ponerme y quitarme el zapato frente a otros. Se fue nuevamente desilusionado. Las chanclas no eran mi número y se las regalé a mi vecina de oficina.


Y me molesta que chuleen esa parte para algunos erógena, huelo algo de perversión contenida en esos comentarios "bienintencionados". Bueno, no me molestaría en lo absoluto si estuvieran dentro de un texto como los que vienen (una pequeñísima muestra de decenas de buenísimos poemas):




Tus Pies
por Pablo Neruda



Cuando no puedo mirar tu cara


miro tus pies.


Tus pies de hueso arqueado,


tus pequeños pies duros.



Yo sé que te sostienen,


y que tu dulce peso


sobre ellos se levanta.



Tu cintura y tus pechos,


la duplicada púrpura de tus pezones,


la caja de tus ojos que recién han volado,


tu ancha boca de fruta,


tu cabellera roja,


pequeña torre mía.



Pero no amo tus
pies sino porque anduvieron


sobre la tierra y sobre


el viento y sobre el agua,
hasta que me encontraron.



Pies hermosos


Por Mario Benedetti



La mujer que tiene los pies hermosos


nunca podrá ser fea


mansa suele subirle la belleza


por totillos pantorrillas y muslos


demorarse en el pubis


que siempre ha estado más allá de todo canon


rodear el ombligo como a uno de esos timbres


que si se les presiona tocan para elisa


reivindicar los lúbricos pezones a la espera


entreabir los labios sin pronunciar saliva


y dejarse querer por los ojos espejo


la mujer que tiene los pies hermosos


sabe vagabundear por la tristeza.

5 comentarios:

marisol dijo...

Gracias Karla, ahora veo que no estoy loca. Me da horror que me vean los pies, y eso que son pequeños y bonitos.

Siento una pena terrible, peor que si vieran cualquier otra parte de mi cuerpo.

saludos

[ Fhernando Hurtado ] dijo...

no soy fetichista, pero desde que un dr em dijo que tenia bonios bien, los dejo andar al natural! jeje

Joel Meza dijo...

Tengo una amiga que alguna vez me dijo lo mismo, que ella nunca enseña los pies. Aunque no me dijo la razón, creo que ahora entiendo. Lo chistoso es que en su momento (harán más de veinte años) me dio mucha curiosidad y después lo olvidé. Como las modas cambian, me fijaré la siguiente vez que la encuentre si trae zapatos "enseñadores". Saludos.

joelia dijo...

tienes razón, los pies llegan a ser un fetiche. yo tengo una inevitable adiccióna ver hacia el suelo y observar los zapatos de la gente y, si trae descubiertos los pies, peor!!! es horrible!!! no puedo evitarlo!!! no hay problema cuando son pies lindos, es decir, es agradable a mi vista (aunque jamaaaaaaás lo digo ni lo diré, me da mucha pena!!! es, como dices, como ciertas zonas del cuerpo de las que jamás diría "qué lindas!!!"), pero lo peor del caso es que cuando son pies feos tampoco puedo evitar el desvío de mi mirada hacia abajo, en serio!!! y es cuando se vuelve algo muy feo...

es cierta fijación extraña. y un filtro muy preciso para conocer a la gente: me alejo de quien tenga los pies feos, sucios, descuidados, por más lindito que ande, pues muestra mucho de su personalidad. ha funcionado. y es muy distinto a que sean pies cansados y gastados, no por estar gastados tienen que estar descuidados, ah, no!!!

dios, hay cada cosa!!!!!!!! me gustaría poder tomar fotos de cada par de pies que observo y coleccionar, jajaja. porque igual hay algunos taaaaan lindos!!!

mmm... sí, soy fetichista, pero jamás te diré que tus pies son lindos ni mucho menos obligaré a nadie a enseñarlos, jajaja.

Taller 24 dijo...

jajajaja buenisimo el post, creo que a mi me pasa lo mismo con otras partes del cuerpo y con los piropos. Especificamente cuando una mujer dice que tengo bonitas manos. No te has preguntado que quizas la perversion esta en tu mente y no en la de quien te halaga?

Bueno Saludos desde los cabos, he actualizado mi pagina, aun se mantiene el link a tu pagina, porque me gusta mucho, no estaria mal que agregaras un arquitecto a tu lista ;)

Que estes bien.