miércoles, mayo 2

Domingo 29 (Parte 1)

Según yo estaba resignada a no ir a Coachella y perderme a mis Kaiser Chiefs. No alancé boletos, el gabrielo tenía que atender la feria del Libro Universitario más el cansancio acumulado. Sin embargo, el hijo de mi jefa antes de que acabara la actividad mencionó: "Y maána Coachella..." apenas terminó de decir la frase y el corazón me latió "¿Ya tienes boleto Max?" "No, allá lo compraré".

Ni tarda ni perezosa y en 10 minutos ya tenía con quién irme, si nos regresaban sería a los dos. Sólo había tres problemas:
  1. Yo no tenía permiso.
  2. Yo no tenía dólares.
  3. Saldríamos a las 6:00 a.m
Busqué al Gabrielo para decirle que iba a ir (¡te perdiste Gabrielo!), siempre me recomienda grupos (él está muy al tanato de todo). pero no lo encontré. Llegué a mi casa y caí como tronco. Me bañé, porque capaz que si me iba así de apestosa me regresan los gringos sin permiso. Salí de mi casa a las 11:15 con los ojos aborregados. Siempre pido mis permisos en la garita "nueva" (De acuedro contigo Nadia), pero por la hora sólo me quedó la garita vieja.

Después de 45 minutos de sueño, digo, de espera, le digo al aduanero que quiero un permiso para Coachella, me dice que ahí no se sacan sino a pié. Luego me pregunta muy serio ¿Qué grupos irás a ver? -Kaiser Chiefs, le respondo, -Yo iré a ver a Rage Againest The Machine, me dice, -¡Pues allá nos vemos! me despido.

En la fila de permisos, me desespero porque no avanza ni una persona y ya habían trasncurridos 20 mintos precisosos de sueño. Mi carro lo estacioné en la calle primera en Caléxico (la nena no se atreve a caminar sóla a esa hora en Mexicali). El estacionamiento decía que a las 2:00 am no te puedes estacionar ahí (pasa la barredora). Tpotal eran como las 12:40 cuando caminó una persona. En los próximos 15 minutos fue un misterio total como avanzaba la fila. Para no desesperarme hice plática con un hombre que estaba detrás mío y que se me hacía conocido, quizá porque parecía el doble de mi cuñado, después descubrí que lo había visto en los años de universidad, ya que estudiamos la misma carrera. Platicamos mucho, de nuestras épocas de secundaria (estudiamos donde mismo), de los conocidos en común, y de nuestros grupos prefreidos de entonces y de siempre: Depeche Mode, The Cure y otros del tipo. Los conciertos a los que fuimos, los videos que teníamos. Hablamos de nuestras titulaciones. ¡De un montón de cosas! Pero cada vez mi desesperación iba en aumento, y él muchacho bien buena onda me trataba de calmar, hasta me dijo que él podría ir a mover el carro, bien buena persona. Lo acababan de despedir de su trabajo, tras ocho años de laborar en él y estaba de lo más tranquilo. Por fin, me dieron mi permiso. A dormir a casita.

3 comentarios:

dulce dijo...

uuu luego te paso mis fotos de los kaiser chiefs... estaba enfrentito.
saludos kami.

marsahn dijo...

a ver, a ver, como que Gabrielo esta muy al TANATO de todo? jejejeje!!!

Kamelie dijo...

Dulce: Sí, pásamelas porque no llevé cámra, buuu.

Marsahn: Un pequeño horror, digo error. Chale con la palabreja, relativa a la muerte.